PICADURAS DE PROCESIONARIA » Tratamiento y síntomas

Algunas especies de orugas procesionarias tienen pelos urticantes que pueden causar picazón extrema, irritación de la piel y daños a los ojos y al sistema respiratorio. Por lo tanto, se debe tener cuidado durante el trabajo que se realiza a lo largo del borde de los bosques, en terrenos o mientras se cuidan los árboles.

Los síntomas de una picadura

Los síntomas de las orugas urticantes generalmente incluyen dolor instantáneo. El contacto con el vello irritante incluye síntomas de picor extremo seguidos de ronchas y una erupción variable que puede incluir una sensación de ardor. Otros síntomas son dermatitis, dolor, picazón e hinchazón del área afectada.

Irritación, dolor y enrojecimiento

La intensidad de la irritación depende de la sensibilidad del paciente y de la especie de oruga procesionaria. La irritación en algunos casos puede durar días. También se pueden producir lesiones en los ojos y pueden conducir a conjuntivitis. Se puede presentar enrojecimiento, aversión a la luz, hinchazón de los párpados, inflamación del interior del ojo (caso extremo).

Los pelos separados si se inhalan pueden causar dificultad para respirar. Inflamación del sistema respiratorio superior, inflamación de la garganta, hinchazón de la membrana mucosa en la nariz, bronquitis, síntomas parecidos al asma, reacción de choque alérgico (caso extremo). En el caso de las polillas procesionarias, una complicación adicional es que un mayor contacto con la oruga aumenta la sensibilidad y, por lo tanto, la intensidad de la reacción de la persona afectada.

aparición de rosetones por toda la piel

Tratamiento y control

El tratamiento de la piel afectada por las orugas con picazón incluye la eliminación de toda la ropa afectada. Aplique un pedazo de cinta adhesiva en las áreas afectadas y retire la cinta inmediatamente. Esto debería eliminar la mayoría de los pelos y reducir la irritación. La cinta se puede examinar bajo el microscopio para observar pelos.

¿Qué hacer?

Lave todas las áreas donde se hayan observado orugas con picazón o donde se produzca irritación. Comúnmente, la irritación ocurre al tocar la oruga o la polilla, o el contacto con la ropa de cama después de que las polillas o los pelos irritantes transportados por el aire hayan caído en el lavado.

El hielo, analgésicos, cremas, antihistamínicos y lociones con esteroides pueden ayudar a aliviar los síntomas de ambos tipos de reacciones.

Otras medidas son no rascarse las posibles áreas contaminadas de la piel, quitarse los pelos utilizando cinta adhesiva. La ropa contaminada debe almacenarse en un recipiente hermético y lavarse por separado a 60 °C, o incluso más caliente. Las áreas afectadas pueden tratarse con antihistamínicos.

Si hay una picazón extrema, o si aparecen otros síntomas conspicuos, debe consultarse a un médico y se le debe informar que la persona ha estado en contacto con pelos de orugas. En algunos países, como Suiza, los problemas de salud causados ​​por las orugas son tratados por las compañías de seguros de salud, así como lo hacen con los accidentes.

Evite el contacto con las orugas peludas o los materiales que hayan contactado. Al manipular estos insectos, siempre se debe usar ropa protectora adecuada, como gafas y guantes. La mayoría de las infestaciones son de corta duración y desaparecerán después de un pequeño período.

La molestia y los peligros que tienes las procesionarias del pino, han obligado a crear controles biológicos, los que son eficaces y rápidos, ya que eliminan el huevo y así se evita con mayor eficacia la propagación de la plaga. Con insecticidas como el diflubenzuron, un regulador del crecimiento de insectos, que se puede fumigar desde aviones.

El monitoreo puede incluir el uso de trampas de feromonas.  Anteriormente se hacía la eliminación inyectando aceite directamente en os nidos de el insecto.

1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (1 votos, promedio: 5,00 de 5)
Cargando…